lunes, 24 de noviembre de 2008

32.- Tailandia, por fin de vacaciones.

Aguien me dijo que una vez le preguntaron: “Are you on hollidays or travelling?”, creáis que no, esta pregunta es muy acertada, pues la cosa tiene su miga. Cuando te cruzas por el camino con alguien y te pregunta si estas de vacaciones resulta algo complicado de responder cuando uno esta viajando de esta manera, pues es difícil tener un sentimiento de vacaciones después de 15 meses de viaje, pero obviamente no estamos trabajando. Perfecta la pregunta!!!, y una vez acotados los términos, ahora puedo decir que por fin ESTAMOS DE HOLLIDAYS DE NUESTRO TRAVELING.




A Tailandia no la hemos tratado con la seriedad que se merece y con la que hemos tratado al resto de los países que hemos visitado. No le hemos dado la oportunidad de que nos despierte un gran interés y, en cierto modo, nuestra estancia aquí se ha limitado a utilizar las cosas prácticas de este país. Nuestra primera visita nos vino muy bien para organizar esta etapa asiática y para contentar al cuñado en sus quince días de vacaciones. La segunda fue como un poco de paso y la usamos como un centro de operaciones para cosas prácticas. Y en esta última visita no teníamos mas interés que el de disfrutar de sus playas en nuestros quince días de vacaciones. Pero todo esto no es poco, no te lo puede ofrecer cualquier país, Tailandia es un país muy completito en el que es muy difícil echar en falta algo.





Así que directos para las islas del Golfo de Tailandia, sitio ideal, a priori con garantías de buen tiempo, y con uno de los mejores sitios de buceo del sureste asiático. Tras una parada en Hat Yai, por la imposibilidad de llegar de tirón desde Malasia, llegamos a Ko Phangan, una isla idónea para nuestro fin. Ko Phangan es famosa por tener la mejor “full moon party” del mundo, según dicen algunos, y atrae a miles de turistas que se congregan en una playa del sureste de la isla para tal evento. Nosotros nos hospedamos en la esquina opuesta como es lógico, en el noroeste, en un bungalow en primera línea de playa con vistas a una islita cercana, un sitio tranquilo, relajado y sin agobios que nos habían recomendado (se agradece ir a tiro fijo). Me imagino que ya sabéis lo que se hace en vacaciones en un sitio como este, mucha playita, algún snorkel, paseos, lectura, algo de deporte, masajes, cervecitas, comidas ricas,… e incluso Ana se animó a echarme alguna partida al ajedrez. En la noche, tumbado en la hamaca de la terraza del bungalow, con una tranquilidad absoluta, tomábamos una copita de ron mientras repasábamos nuestras andanzas por el mundo de este viaje, que gozada! Tampoco podía faltar lo típico en estos casos, alquilar una moto y recorrerte las isla de punta a punta, visitamos la playa de la famosa “full moon party” que confirmó nuestras sabias sospechas y esquivas intenciones de hospedarnos allí. Tengo que decir que allí se celebra de todo, luna llena, media luna, tres cuartos de luna, sin luna, de día, de noche, cualquier excusa es buena para juntar a este tipo de turismo que con drogas, música y alcohol son felices. Gente más a fin a nuestra manera de ver las cosas, nos ha confirmado que es una auténtica basura de fiesta, la música a un volumen descontrolado se pisa entre los distintos locales con una acústica pésima pues el sonido se expande hacia el mar, la iluminación es incomoda ya que te machaca el contraste de los focos de los garitos con la oscuridad del mar, en fin, una fiesta que no tiene sentido a no ser que te gusten las drogas en un país que curiosamente tiene unas leyes muy severas al respecto.








Cambió el tiempo y cambiamos de isla, el tiempo se puso francamente malo y cogimos un barco hacia Ko Tao, nuestro segundo objetivo, a ver si las cosas pintaban mejor por allí, más al norte. Ko Tao es la isla mas visitada de Tailandia con el fin de bucear en sus aguas, hasta el punto que muchos resort no te hospedan si no haces el curso de buceo o buceas con ellos directamente. Como el tiempo que traíamos era francamente malo nos hospedamos en una guesthouse del pueblo por eso de tener más alternativas, llegándonos incluso a agobiar por las malas previsiones del tiempo. Pero todo cambio y a los dos días nos alojamos en un bungalow de una preciosa bahía retirada y tranquila. Como ya era un hecho que nuestro presupuesto era inmejorable, realmente increíble (quien nos lo iba a decir), decidimos no mirar más los precios para quince días que nos quedaban, sin presupuesto, aunque sinceramente no somos de grandes lujos y somos felices disfrutando del día a día con poca cosa. Así que sin miramientos, como estábamos en una zona apartada, alquilamos una moto para todos los días de nuestra estancia en la isla (un lujo de poco más de tres euros al día). Resultó que nuestra bahía tenía un snorkel perfecto de aguas tranquilas y gran variedad de peces, así que ésta era nuestra manera de empezar el día y hacer apetito. Pese a que nuestros sondeos para hacer un buceo nos indicaban que no eran las mejores condiciones para ello, pues el mar tenía oleaje y el agua estaba agitada con escasa visibilidad, para allá que nos fuimos por temor de no aprovechar esta oportunidad. Efectivamente se confirmaron nuestras sospechas, buceamos en una pequeña bahía a escasa profundidad, pues era el único sitio con condiciones para ello, y no nos ofreció nada espectacular, aunque claro, siempre se agradece ver peces y corales nuevos. Días después quedaríamos plenamente satisfechos con nuestra bahía, en la que tuvimos días perfectos de snorkel. Inspeccionamos todos los rincones de isla y disfrutamos mucho de nuestra bahía con una cuchipanda española que hicimos (lo mejor de cada casa), hasta que un día tomamos un ferry y de seguido un autobús que nos llevaría hasta Bangkok para finalizar este viaje con incertidumbre de si podríamos abandonar el país por el revuelo de los aeropuertos debido a la situación política (que nosotros nunca lo hemos sentido por la tranquilidad que mostraban tanto lugareños como turistas ante el tema).






En mis paseos por Kao San Road siempre me ha llamado la atención la extraña manía que tienen algunos turistas de ir descalzos por las calles de una ciudad caótica de seis millones de habitantes. No acabo de entender muy bien el sentido que tiene esto, pero aun así he llegado a clasificarlos en tres tipos de “pies sucios” los que merodean por estas calles. Los “despistados”, los llamo así pues es la manera mas suave que se me ocurre de llamarlos en vez de usar gilipollas. He visto como estos salen del hotel hacia el aborigen de la calle sin mas atuendos que un bañador y algún complemento de lo mas chic, tipo gafas o gorra, sin niquis ni zapatillas!!!! Que pasa?, que al cruzar la recepción del hotel con el aire acondicionado y el fresquito del mármol del suelo no perciben que salen a la calle medio en pelotas y se les olvida algo???!!!!!, pero como son tan listos y precavidos de llevar gafas de sol o gorra y a la par olvidarse toda la ropa en la habitación???!!!! Mas tarde me los he visto tomando cerveza en algún antro de cualquier callejuela y me confirman que definitivamente no son los mas listos, no saben diferenciar la piscina del pub, pero eso si, todo el mundo les ha visto su estupendo torso y su cuerpo tatuado. Luego están los “hippies-nazis”, estos tienen un look muy conseguido de perroflautas donde ponen la guinda yendo descalzos. “Pero no te das cuenta que el suelo esta lleno de botellas y cristales rotos!!!!, mira que por hacer el tonto te vas a cortar y vas a arruinar tus quince días de vacaciones”. Te dan ganas de comprarles unas chanclas que cuestan pocos mas de un euro, pero se te quitan rápidamente cuando les ves pegándose el homenaje en el restaurante para turistas mas de moda, donde todo cuesta el doble. Y por último están los “desechos de la full moon party”, los que vinieron a Tailandia buscando esas míticas fiestas, atraídos por la música y las drogas en otra dimensión, mas profunda y auténtica, un sueño dorado, un paraíso, algo solo apreciado por unos pocos y despreciado o rechazado por la mayoría, por mi mayoría. Y claro, como las drogas son muy malas, se comieron el queso de la trampa y quedaron atrapados en ese falso sueño, estos deambulan por las calles sin rumbo, desorientados y cabizbajos, unas veces lloran y otras sonríen, pobrecitos, como para acordarse encima de llevar zapatillas. En fin, yo para esto debo ser muy de ciudad porque no se ir descalzo ni en la playa, pero bueno, ni tanto ni tan calvo.





Los últimos días en Bangkok los pasamos haciendo un autentico encaje de bolillos calibrando el peso de nuestras mochilas con las compras y regalos, pues ha sido la única oportunidad que hemos tenido de ello en todo el viaje. Compensamos este estrés al que no estábamos acostumbrados con algún que otro masaje y cervecitas. Y como no, el último día lo estoy dedicando a zanjar esta crónica, la de la última etapa pendiente, la que seguramente muchos leeréis cuando ya hayamos aterrizado en Madrid y nos encontremos entre vosotros, después de quince meses, quien lo iba a decir.

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Ya está bien¡¡¡ Bueno, ya que no pudo ser en Hanoi, espero si pueda disfrutar de vosotros en cualquier lugar de España. Os tengo guardados un montón de besos de la Prusia. Son encargos, vaya.
Un doc despistao, que no descalzo...

Anónimo dijo...

Estais seguros???? Que aqui entre crisis, frio y gastaclaus vais a aterrizar de golpe de vuestro viaje!!! Es broma, que me alegro un monton de vuestra vuelta, y aunque se que es dificil pq tendreis muuuuchos compromisos familiares, a ver si nos podemos ver antes de mi regreso a La Prusia. Preparo plan para el fin de año??? Sin tijeras, lo juro!! Besos

Esperanza dijo...

¡Bienvenidos chicos! En Medina ya tenemos colgada la iluminación para cuando paséis (no os confundáis, que no se debe a que vaya a ser Navidad) No queremos agobiaros mucho, porque después de 15 meses seguro que os va a costar un poquillo acostumbraros al ritmo de aquí, a lo pesados que somos todos preguntando, y sobre todo, a empezar a dominar la magia de... ahora tengo un billete en la cartera, ahora ha desaparecido...¿dónde me lo habré gastado???? Muchos besos.

Oscarito dijo...

¡Chapó! Qué lástima que se acabe la aventura; como lector ha sido toda una experiencia, asi que imagino que vivirlo debe haber sido la rrrrrrrrehostia!!
Bueno, me alegro de que haya ido todo bien chicos, ahora estaréis volando, asi que buen viaje y bienvenidos al caos madrileño; al frio y a la crisis.
Un abrazo golfos, este ya en persona casi. Nos vemos. Y que os sea leve el RE-BO-TEEEEEEEEEE!!!

Anónimo dijo...

Por cierto, lo de las fotos de este último capítulo.. increibles!
Qué buen remate al viaje esas vacaciones, unos cracks!

Andrè dijo...

Bienvenidos!!!!!
Que aventura ha sido viajar con vosotros todo esto tiempo y ver tantos lugares maravillosos!!!
Mirad he esperado vuestra vuelta para viajar a España a la proxima reuniòn ya me verais aparecer, aunque... para que no hacerla en Cerdeña?????
Un abrazo muy fuerte y un beso

JAVIER ADAN dijo...

un blog super completo

Ricardo Ribalda dijo...

Hola Anita y Oscar: Acabo de llegar por casualidad a vuestro blog, justo cuando se van apagar las luces, pero queda escrita vuestra aventura para repasarla en diferido.
Somos unos trotamundos, pero de tercera división viendo la duración de vuestro viaje.
Tenemos un blog : "La Vuelta al Mundo de Asun y Ricardo"
http://mundoporlibre.com
donde os acabamos de enlazar en el apartado de Gente Viajera.
Feliz reentrada a la rutina y normalidad del día a día.
Un abrazo

Diana Solorzano dijo...

Hola chicos!!!

He revisado su blog y me ha gustado mucho, y las fotos están fantásticas!!!!

Me gustaría invitarles a visitar nuestro sitio web www.airportdesk.es es una página muy interesante, con consejos prácticos sobre las instalaciones de los distintos aeropuertos, que tipo de servicios ofrecen a los pasajeros, y forma de transporte público disponibles.

Nos gustaría conocer su opinión sobre nuestra página y si estarían
dispuestos a poner un link desde este post hacia nuestro link directo con el aeropuerto de Bangkok
(http://www.airportdesk.es/airports/asia/tailandia/aeropuerto-suvarnabhumi-de-bangkok.html)
como una forma de ayudar a las personas que visitan su sitio con esta útil información adicional. Si es que les interesa se podría hacer lo mismo con las otras ciudades que han visitado, o planean visitar para que cada una
tenga su enlace directo con el aeropuerto correspondiente.

Esperamos tener noticias suyas pronto, y cualquier comentario o sugerencia son bienvenidos.

Saludos cordiales,
Diana Solorzano
www.airportdesk.es
diana.solorzano@airportdesk.es

Anónimo dijo...

Hola, buena web es una muy buena alternativa para quienes les interesa el turismo y conocer sobre las diversas culturas. Sigue así y mucho exito.Te invito a ser parte de mi directorio, si deseas no dudes en escribirme.
cleofegarcia@hotmail.es.

Ricardo Ribalda dijo...

Hola Oscar y seguidores:
Somos una web amiga también de trotamundos.
Hemos sido nonimados finalistas del premio internacional The BOBs, por ello nos dirigimos a vosotros para que si nos veis merecedores nos votéis.
Entrad en nuestro blog:
La Vuelta al Mundo de Asun y Ricardo
y en la columna de la derecha indicamos como hacerlo.
Muchas gracias por ayudarnos a competir.
Saludos